El ganado es sabiamente conducido por un grupo demuleros que retan a la gélida noche con ponche y vino añejo ofrecido por algunos vecinos. Además, es habitual que fumen purosobsequio del Ayuntamiento desde el siglo XIX– y que luzcan un pañuelo en la cabeza para protegerse de las flamantes morceñas.

No te pierdas la programación del año.